MIENTRAS DUERMEN LOS DIAMANTES EN LA R.C.A

                                  MIENTRAS DUERMEN LOS DIAMANTES




La RCA ( República  Centro Africana) tiene diamantes, oro,  petróleo, madera y uranio, pero 4,5 millones de habitantes mueren de hambre.

Son víctimas de  la avaricia de  las Transnacionales que han asolado su habitat natural y han puesto  en riesgo  sus vidas, mientras se afanan en chuparles  sus recursos naturales como parásitos.
La   religión que profesan les despoja de conciencia para pensar que tienen derechos humanos inalienables.  

El  opio  de sus creencias religiosas  los mantiene unas veces sumisos y resignados con la falta de agua,  de salud, de un trabajo decente y   todo lo que la carta de Derechos Humanos reconoce a todo ser en la tierra. Otras veces estallan y forman grupos violentos cobrándose la vida de muchos  seres como  ellos.



Si alguno se salva de morir  en las guerras que se inventan, morirá por la malaria, la meningitis , la desnutrición o las vacunas forzadas a las que son obligados  para “curarse”.

De esto último se encargan las ONGS aliadas con el Poder corporatocratico que, financiadas con “donaciones altruistas” millonarias por magnates como Rockefeller o Bell Gates.  También “regalan” píldoras abortivas y contraceptivas a los hospitales para distribuir  entre las mujeres a cambio de un poco de comida para ella y su familia. Su esperanza de vida  es de 52 años,  25 años menos que  las mujeres en  España. 


Los   hospitales  comunitarios practican  la criptoeugenesia con las mujeres. Sin que ellas lo sepan,  aprovechan  los alumbramientos para extirparles sus úteros y  evitar que tengan más hijos.
Los centros están dotados del instrumental quirúrgico más moderno para estos menesteres, aunque no dispongan  de lo más elemental, vendas, algodón hidrófilo o un simple analgésico.


No escatiman inversiones  millonarias  para evitar  que la población se reproduzca sin control, pero  olvidan invertir en  pozos de agua,  erradicar  el  hambre, las enfermedades  ó acabar con la desnutrición de miles de niños.  Así reducen  la población y  la posibilidad de rebeliones  ó revueltas   por sus condiciones de vida.


Muchos viven entre moscas y excrementos y buscar agua representa  desplazarse a  centenares de kilómetros de sus casas, les va la vida en ello. Su supervivencia está basada en  trabajar en condiciones infrahumanas    de sol a sol y sin remuneración hasta encontrar la mercancía preciada, oro ó diamantes.

Los  avispados se dedican al pillaje y al contrabando de cosas  que no les pertenecen aunque sean originarios del   país en que viven.

En los muros de sus  casas construidas con mezcla de  adobe y  excrementos de animales,  reza la frase “Dieu est Grand” ( Dios es Grande)

Viven una vida fallida antes de nacer. Les obligan a  rezar para que sus plegarias lleguen hasta el cielo, aunque mueran en las grietas  de la tierra.  Secuestran su presente y  castran   su  futuro y el de sus hijos, pero les aseguran que Dios vela por ellos en este mundo.
Los predicadores del “Dieu Grand”  bajo palabra divina, les promete   tras el infierno en la tierra, el cielo eterno aunque estén olvidados por todos.
Quizá la explicación de vestirse en multicolor sea la de  llamar la atención del mundo que los ignora.

Ninguno  que habita  en este país  es como  quisiera ser, sino como quieren que sean las religiones y las Transnacionales.



Mientras  trabajan de sol a sol   y beben agua  color chocolate, los diamantes  duermen  bajo sus pies  a la espera  que alguien   los arranque de las entrañas de la tierra  para lucir esplendorosos  en los mejores escaparates del mundo.

Sin embargo corren malos tiempos para los recogedores de esta piedra preciosa  en RCA. El mercado mundial de diamantes está en una profunda crisis: los líderes de la industria reportan constantemente disminución de las ganancias. Una de las razones principales es que el mercado está saturado de piedras pequeñas y baratas. El exceso de materias primas y la crisis de sobreproducción ha afectado gravemente a toda la industria: las empresas se ven obligadas a repensar sus propias estrategias, ajustarse a las nuevas condiciones e incluso cerrar minas enteras.

Debido a estos factores, De Beers tiene la intención de reducir su producción para rebajar el número de piedras preciosas en el mercado. En 2018, la mulltinacional vendió un total de 35 millones de quilates, y el objetivo para este año es de 31 millones de quilates.

Las personas adineradas ya no buscan enfatizar su propio éxito con productos tan ostentosos, según un estudio de Bain & Company yAntwerp World Diamond CentreAdemáslos ‘millennials’ y la generación Z, que están ganando poder adquisitivo, no están interesados en la adquisición de diamantes.

Los analistas creen que en un futuro cercano es probable que se produzca una reestructuración del mercado: las piedras cultivadas en laboratorio ocuparán su propio nicho, lo que probablemente obligará a las grandes empresas a bajar los precios de sus piedras naturales.

Duermen los diamantes de sangre. 

Luisa Vicente

                                                       Cómo obtener un anillo de una tuerca





Comentarios

nuria ha dicho que…
Menos mal que los milenials y las nuevas generaciones no están interesados por los brillantes, los intereses están cambiando mucho y en este sentido a mejor, tampoco les interesan los abrigos de pieles, ahí vamos avanzando!
Luisa Vicente ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luisa Vicente ha dicho que…
Es cierto Nuria, está cambiando el concepto del lujo y el valor intrínseco de las cosas. Creo que este cambio quizá vaya asociado a que tenemos un mayor nivel cultural, y al compromiso social que hemos adquirido con la sociedad, entendiendo que no siempre el precio añade valor a los cosas,

Gracias por tu comentario.