PODEMOS Y SU INTOLERANCIA INQUISITORIAL

                                EL PENSAMIENTO INTOLERANTE  Y TOTALITARIO  DE  PODEMOS

"Los esclavos votan cada 4 años para cambiar de amo"



La Ministra de Igualdad Irene Montero y su esposo Pablo  Iglesias, Vicepresidente del Gobierno, parecen atribuirse una categoría moral superior al resto de ciudadanos. Esta conciencia les lleva a perseguir "herejes" que no comulguen con sus dogmas y sus standars de santidad como hizo la Inquisición.

¿ No es esto una política  fascista ? 

No pasa inadvertido el ataque a los que no se identifican con "la industria" de la ideología de género, la única  via que Podemos considera aceptable en esta " tercera ola del feminismo". Los principales referentes de la ideología de género fueron el filósofo y escritor  Michel Foucault y el ídolo feminista Simone de Beauvoir, autora de "El segundo sexo", obra considerada la "biblia" del  "feminismo de la tercera ola"   

Dicho término  lo utilizó por primera vez Rebeca Walker a principios de 1990 en EEUU. El componente esencial de esta corriente no es la igualdad entre mujeres y hombres, sino  la sexualidad de la mujer, el feminismo pro sexo con encendidos debates sobre el feminismo lésbico, la transexualidad, el sadomasoquismo, la revisión a nivel legislativo sobre el  aborto y la ampliación del plazo del tiempo de gestación para la interrupción del embarazo, así como la exención del permiso de los padres a las menores de edad para abortar, algo que està en puertas de ser aprobado. 

Para resumir, el feminismo de la tercera ola está basado en un movimiento anti hombres al considerar la masculinidad como una patología que necesita  un tratamiento. Casi todos los libros sobre ideología de género culpan de la mayoría de males de la sociedad a los hombres y al patriarcado,  y reivindican la autosuficiencia de la mujer  y su libertad sexual.  

Simone de Bouvoir sostenía que " la mujer no nace, se hace" y que el genero "es una construcción social" Defensora de la ideología de género, y líder feminista de su época, se oponía  al amor romántico, al matrimonio y a la familia tradicional, que la consideraba un nido de perversiones. Aplaudía las relaciones abiertas, el poliamor y las relaciones sexuales con menores. 

Michel Foucault, 1984,  impulsó legalizar las relaciones sexuales  con menores y la pornografía infantil a partir  de los 11 años.  Simone de Beauvoir, profesora durante un tiempo en  un colegio francés, mantuvo relaciones sexuales con algunas de sus alumnas, y en sus " juegos sexuales"  participaba Jean Paul Sartre, su pareja durante años. Estas prácticas fueron  una constante en sus vidas.  En una de sus obras novela la relación de trio  mantenida durante años con Marie, una  de sus alumnas menor de edad,  Simone y su pareja Jean Paul Sartre.  Ambos  tenían  fácil acceso  a la menor al haberla "adoptado"  y vivir en su propia casa de Simone durante largo tiempo.  Finalmente Marie decidió marchar en busca del equilibrio emocional perdido en aquella tóxica  relación. 

En agosto 1959 la revista Esquire publicó un controvertido ensayo de Beauvoir titulado “Brigitte Bardot y el síndrome de Lolita”, en el que la escritora feminista se mostraba fascinada por el aspecto infantil de la actriz.

Simone, al igual que  Focault, pidió   legalizar la pederastia a través de una carta publicada en 1977 en el diario Liberatión cuando ese mismo año se juzgó a tres hombres por abusar de una menor de 15 años, aunque sin forzarla. Los tres firmantes, Simone y su pareja Jean Paul Sartre, reclamaban "el reconocimiento del derecho de cualquier niño y adolescente a mantener relaciones con el adulto de su elección" 

Simone de Beauvoir, siguiendo su particular teoría,  consideraba la maternidad  una coacción del feto sobre el cuerpo de la mujer, ya que la poseía, se alimentaba de ella, la explotaba y la aniquilaba.  Este pensamiento  tan negativo de la maternidad la llevó a no querer tener hijos. 

Simone y su pareja Jean Paul Sartre nunca vivieron bajo el mismo techo, pero estuvieron ligados por relaciones sexuales abiertas y promiscuas, que les condujo a comportamientos amorales, y a actos censurables con menores, que acabó con su expulsión como profesora por las denuncias de varias madres de alumnas suyas.

No digo que todos los que promueven la industria de la ideología de género, en su mayoría  super protegidos por Podemos,  se comporten de igual manera que sus referentes ideológicos, Simone de Beauvoir, Sartre  y Michel Foucault, que dicho sea de paso, murió de sida, e infectó a gran número de hombres al no tomar precauciones y ocultarles su enfermedad;  lo que intento decir es que las personas heterosexuales  con patrones morales  mas adaptados,  están quedando sin voz y  señaladas si expresan el excesivo proteccionismo de las nuevas identidades sexuales, cuando realmente  merecen  el mismo respeto y protección.

El  resentimiento de feministas que censuran la escuela, la familia, y todas las Instituciones del Estado porque según ellas, "someten  a las mujeres a una maligna  influencia machista y  hetereopatriarcal", no debería imponerse por una agenda Internacional,  a través de partidos políticos que la refrendan y toman las riendas de la política social  a cambio de cobrar suculentas subvenciones.  El radicalismo de Podemos es incompatible con la " tolerancia"  que se atribuyen en su discurso.

El victimismo feminista radical  ha calado hasta en la literatura. Muchos  escritores se han encontrado con problemas para escribir  sobre personajes de ficción tildándoles de xenófobos, racistas, machistas,  o transfobicos, críticas cada vez más extendidas que  están erosionando la reputación de escritores cuando publican sus obras.

Un escritor amigo me decía,  que la histeria y la intolerancia han llegado a tal punto, que algunos escritores están recurriendo  al llamado "sensitivity readers" o "lectores de sensibilidad",  correctores expertos que  asesoran a novelistas en la censura de párrafos que puedan herir la sensibilidad de alguna mujer, etnia, o a alguien del colectivo LGTBI y sentirse "ofendido u oprimido"  Me contaba este amigo,  que estaba escribiendo una novela sobre personajes indígenas, y contrató a un lector de esa raza para asegurarse que ningún párrafo de su novela podría ser mal interpretado y ofender a esa raza.

El metarrelato sobre ideología de género y la misoginia que atribuyen a todo varón por el hecho de serlo,  ha producido  situaciones surrealistas. Algunos han llegado a exigir que se eliminen  de las bibliotecas  libros por su "tendencia  machista" se refieren a Pablo Neruda, López Reverte, Rousseau, Kant o Nietzsche. En Barcelona la comisión de padres de la escuela Tàber decidió retirar 200 cuentos infantiles, entre ellos Caperucita y la Bella Durmiente por considerarlos libros tóxicos para la infancia  al no contemplar la ideología de género. Esta purga ideológica en la escuela Tàber se ha  extendido a otras escuelas en Barcelona que han exigido retirar  obras y cuentos leídos por generaciones que no creo que haya sido la perdición de los niños. Según la  teoría de las feministas de la nueva ola,  la Bella Durmiente enseña a los menores  la cultura de la violación porque el príncipe besa a la princesa mientras duerme sin pedirle antes su consentimiento. Los cuentos de La Bella y la Bestia,  y Blancanieves  también los han  considerado lecturas no recomendables  por  considerarlas  un acoso sexual en el trabajo. 

Al totalitarismo de género que persigue cuentos infantiles, libros, escritores modernos  y pensadores clásicos, se le ha sumado la fiebre de derribar estatuas para eliminar vestigios de  personajes históricos. En verdad seria difícil de que se salvara alguno, pues todos mantuvieron opiniones o conductas propias de su tiempo, por ejemplo Thomas Jefferson por haber tenido esclavos, el General Abraham Lincoln, o Cristóbal Colon acusado de traer la opresión blanca a las Américas. Solo en  EEUU, en lo que va de año,  se han derribado 33  estatuas de personajes históricos a manos de estudiantes y de la masa popular, que se consideran así mismos moralmente impolutos. Algunas Universidades han exigido incluso retirar la estatua de Mahatma Gandhi por haberse referido a los africanos de forma peyorativa en su juventud.  Considerar un paria a Mahatma Gandhi por una frase que dijo en su juventud, cuando ha sido el líder más  admirado por haber contribuido a la paz social del siglo XX, demuestra la neurosis persecutoria de la izquierda progresista  aquí y en otros países. Idéntica persecución están  sufriendo filósofos clásicos, escritores, profesores escolares y universitarios y todo ciudadano que difiera de los dogmas de la industria de la ideología de género.

Si los cuentos que enseñan moralejas a través de simbólicas historias están siendo desterrados de los colegios, en los Campus universitarios esta ocurriendo lo mismo con autores como Platón y Kant. En la Universidad de Buckinghan grupos de estudiantes sobre estudios africanos y orientales,  han pedido que se elimine de sus estudios  dichos autores y otros filósofos de tradición occidental,  pues dicen que estos hombres blancos son incompatibles con la enseñanza anticolonial. La llamada " filosofía blanca" la consideran racista y sexista, jamás la ven como fuente de conocimiento real de la historia.

No entiendo que dejar de mirar el mundo como era, y destruir o reescribir la historia, nos lleve a la tan cacareada  "igualdad", de la ministra Montero, más bien conduce a un deterioro educativo,  cultural y cognitivo. Curtler demostró que el estudio de los pensadores clásicos despierta la capacidad de pensar, razonar,  analizar  y elevarse intelectualmente.

Si hablamos del status económico  de la "casta" que tanto denuncia Pablo Iglesias,  pero que a la vez lo persigue y desea, vemos que su partido ha  recibido  subvenciones millonarias del Gobierno, vía  la ONU,   para que se comprometa a cumplir la agenda 2030 de la ideología de género. Conocemos algunos políticos en sus filas que han sido imputados por violación, abuso sexual y  maltrato de género,  que sin embargo se mostraron como grandes defensores de los derechos de la mujer  de puertas afuera,  sin que nadie  lo denunciara o lo  inhabilitaran de su cargo. Obviamente silenciarlo ayuda a seguir jactándose de su catadura moral,  designar a dedo cientos de puestos de trabajo inútiles,  y cobrar  subvenciones millonarias.

La hipocresía,  y el mensaje aparentemente social desde un Parlamento, atrae a militantes con  una  determinada orientación sexual que se creen  victimas de "fascistas represivos ". Aunque pudiera existir cierto rechazo de una pequeña minoría, no deja de ser un relato tendencioso y falaz que sus militantes  aceptan  sin mayor análisis o  reflexión. 

De nuevo el dedo acusador del Tribunal de la Inquisición, se ha reencarnado  en una izquierda que persigue, señala y ridiculiza a las personas en las redes sociales que no se adhieran al dogma del patriarcado, a la industria  identitaria de género, o al colectivo LGTBI.

Algo extraño está sucediendo en las escuelas y Universidades de España y de toda Europa, cuando grupos autodenominados "progresistas",  abuchean e impiden a  conferenciantes y profesores dar conferencias sobre la obra del Quijote, como ocurrió en 2019 en la UPC de Barcelona, o sobre  historia, y filosofía. Parece que a los jóvenes les atemoriza debatir y argumentar con franqueza sobre tema controvertidos,  como hacían antes los universitarios, algo que despertaba su sentido crítico, los hacia memos radicales,  más fuertes y mejor preparados para afrontar el complejo camino de la vida. 

Luisa Vicente

Comentarios