ALAKRAM, EL ARMA DE GUERRA ESPAÑOLA EN SUELO UCRANIANO, JUNTO A FRAGATAS Y AVIONES DE COMBATE

EL ALAKRAN, EL SISTEMA DE MORTERO ESPAÑOL QUE UCRANIA DESPLEGARIA ANTE UN ATAQUE RUSO 

El Mundo publicó ayer que  el Ejército de Tierra ucraniano cuenta con seis unidades de esta avanzada arma que permite desplegarlo, disparar, recogerlo y huir en apenas unos segundos

Imagen del sistema portamortero español en un vehículo del Ejército de Ucrania, tomado de un vídeo de la empresa pública de armamento d este país FOTO: LA RAZÓN (CUSTOM CREDIT)

Independientemente del papel que juegue España en el despliegue de la OTAN para defender la integridad territorial de Ucrania ante Rusia, de producirse el conflicto parece claro que habrá armas españolas sobre el terreno, al menos del lado de la antigua república soviética.

Sería el caso del Alakran, un sistema de mortero bivalente 120/81 mm embarcado en un vehículo 4x4 desde donde se despliega, fabricado por la compañía Ventura Defense (antigua NTGS, perteneciente al grupo Everis), con sede en la localidad madrileña de Collado Villalba.

Características:

  • La principal virtud del Alakran es la rapidez: el vehículo está listo para disparar en tan sólo 35 segundos, necesita únicamente 8 para volver a apuntar y requiere 25 para replegarse.
  • El mortero se puede retirar en caliente tras un fuego sostenido.
  • Facilita la recuperación de granadas con fallo sin necesidad de emplear el bastón extractor de granadas.
  • Se puede desmontar del vehículo para dejarlo en una posición defensiva.
  • Puede ser transportado oculto bajo la lona del vehículo. Una vez llegado al asentamiento elegido, el mortero se despliega y se hinca en el suelo mediante un sistema hidráulico. Cuando se desea abandonar el lugar, el vehículo levanta el mortero y lo recoge.
  • Es capaz de disparar dos granadas de mortero de 120 mm en 67 segundos, con capacidad para desplegarse en otra posición antes de que la batería contraria pueda devolver el disparo.
  • La configuración base del sistema tiene una tripulación de tres personas e incorpora hasta 60 cargas de mortero de 120 mm y componentes asociados.
  • Dispone de un equipo computarizado de control de disparos con pantalla plana.
  • Tiene un alcance máximo establecido de 7.180 m para sus granadas
  • El sistema de control es integrable en el Sistema de Mando y Control de Ejército y con el sistema GIS de Ejército.
  • La estación meteorológica integrada ayuda a prever malas condiciones climatológicas, y sus prestaciones protegen de la radiación solar, el polvo y el agua.
  • Cuenta con un sofisticado sistema de electrónica avanzada: es posible operar tanto dentro como fuera del vehículo gracias a su software, que incorpora un mecanismo propio de gestión de fuegos a través del cual se muestra su localización y la de los objetivos asignados.
  • Por último, también es notable su alta capacidad de fuego: permite una carga de 52 granadas de 120 milímetros, pudiendo realizar 12 disparos en el primer minuto y 4 en fuego sostenido.
El sistema fue vendido por la empresa española a Ucrania, en cuyas Fuerzas Armadas entró en servicio en 2019 montado sobre un blindado BARS-8 de la empresa pública de defensa ucraniana Ukroboronservice. Se trataría de una primera remesa de seis unidades entregadas a las tropas de asalto aerotransportadas, aunque por lo pronto no se podrá ver incrementado por el veto de España a la venta de armamento o material de doble uso que afecta tanto a Ucrania como a Rusia. Otras fuerzas armadas, como la de Emiratos Árabes, estudian su adquisición.

Pero España no solo se ha implicado en esta guerra  vendiendo a Ucrania este artefacto. Pedro Sánchez ha mostrado su apoyo a la OTAN en esta crisis  enviando cuatro  cazas de combate  Eurofighter para desplegarse en una  misión en la base de Graf Ignatievo, en Bulgaria, país con costa al Mar Negro, por el que también navegará la fragata militar Blas de Lezo. 

Avión de combate Eurofighter, el mejor cazabombardero del mundo

Sin embargo esto no parece molestar a la opinión pública ni a los medios que callan como ratas de cloaca, mientras dedican páginas enteras señalando las manifestaciones de los llamados "antivacunas", hablan de los premios Goya, de Javier Barden y de Penélope Cruz, donde por cierto Barden no ha dicho ni piu en dicha ceremonia contra esta guerra como hizo en 2003 cuando era presidente José Maria Aznar y se luchaba contra el régimen de Saddam Hussein en Irak. 

Los medios distraen al personal de este conflicto y se enganchan también  al tema de moda de la salud mental que está siendo pasto de los Fondos de Inversión, como apostaron en su día por el negocio de las Residencias. Esta publicidad les viene muy bien, y sobre todo ayuda a que la gente tome parte y de retruck redunde en el beneficio de estos Fondos, donde no me extrañaría que alguno de nuestros políticos tuviera un conflicto de intereses, como ya los tienen en el negocio de las residencias. Perdón por esta retaíla que no viene al caso de esta guerra, pero no va mal recordarlo. 


En otro articulo trataré sobre quien ordena en España la exportación de armas a países, aunque estén en guerra, algo que está prohibido según el Tratado Internacional de Armas. En este caso y ante un conflicto que está a punto de estallar, y según  mi opinión, España está soslayando por la puerta trasera dicho Tratado.  No sería la primera vez que lo hace, incluso estando en funciones Pedro Sánchez  como Presidente. Recordad la guerra de Yemen.  

Aunque la guerra no esté declarada aún, y el mundo entero esté pendiente de la posibilidad de una invasión que acabe en guerra, no me extrañaría que España siguiera vendiendo nuevas remesas de  morteros ALAKRAN, aviones de combate y fragatas a Ucrania si se desencadena la guerra.  La posibilidad existe, sobre todo por la intervención de la OTAN para apoyar a Ucrania y la evacuación que ha hecho EEUU de todo su personal diplomático que operaba en dicho país.  

Vivimos en  una sociedad que mercantiliza y convierte en negocio desde las relaciones personales hasta la guerra. Guerras que aunque se encuentren a miles de kilómetros de nuestras casas, pueden afectarnos en lo social y en lo  económico,  aparte de implicar a nuestro Ejército y a nuestros soldados como ya está ocurriendo. 

 Si esta guerra ha sido objeto de negocio en su preparación y desarrollo, como ocurre  en todas las guerras y contiendas, entonces no cabe duda que tenemos responsabilidad en ella. 

No estaría mal que los "valores castrenses" entendidos como la obediencia a la autoridad, la disciplina, el orden, la jerarquía, la hombría, la fuerza física, y la defensa de la patria, valores muy diferentes a los que conforman la cultura civil, pero admirados por muchos jóvenes que arriesgan sus vidas en guerras inútiles. 

El sentimiento de los militares de sentirse garantes de la seguridad de la sociedad,  a menudo nos deja perplejos cuando ocurre lo contrario, como  se ha demostrado durante los Estados de alarma. Las represiones sobre la ciudadanía, las multas por incumplir normas absurdas, las coacciones para que obedeciéramos  normas  contrarias a la Constitución, ha sido lo mas anacrónico que puede pasar en un Estado de Derecho. 

España se lucrará con esta guerra, no cabe duda.  Los que lo perderan todo, incluso su vida, serán nuestros soldados que creen luchar por la patria, pero luchan por el Capital y los intereses de las Transnacionales. 

No estaría mal que  los "valores castrenses" dejaran de ser tan excelsos y admirados por tantos jóvenes, habría menos soldados en el frente, y por tanto menos guerras. Una cosa está clara, los Poderosos no irán al frente, se limitarían a apretar el botón rojo a miles de kilómetros de donde está la guerra, y lo que ocurra después, sólo serán " daños colaterales "

Luisa Vicente



Comentarios