EL DESMADRE POLÍTICO DE CATALUNYA

 


Parlament  de Catalunya


Si algo hay que denunciar del Govern de Catalunya, es el desgobierno que impera desde que los partidos pro independencia convirtieron el Parlamento en un patio de vecinos donde la gresca entre ellos discurre por asuntos que poco o nada afectan al bienestar de la ciudadanía.

Una protesta para exigir la independencia de Cataluña, que empezó el 19 en Octubre 2019 cuando se dictó la sentencia del Procés, ha venido produciéndose de manera persistente desde esa fecha hasta hoy.  Esta acción ha ocasionado legendarios cortes de circulación en la Avenida Meridiana, la principal vía de acceso y salida de Barcelona. El dispositivo policial de orden público que el Ayuntamiento despliega cada vez que se manifiestan, junto a la Guardia Urbana, nos cuesta más de 340.000 euros anuales de dinero público.

Este dinero  que pagamos todos,  se destina a organizar los cortes de circulación y los atascos que produce este grupúsculo residual de independentistas que apenas llegan a unas docenas de personas, después de algo más de un año de su inicio. El gobierno debería sopesar el perjuicio económico que esta protesta está originando a los sufridos comerciantes de la zona, que por otra parte están siendo  los más perjudicados en esta pandemia. 

Muchos transeúntes y vecinos esquivan pasar por esta zona, sobre todo si van a recoger a los  niños a la escuela o los llevan de compras, para evitar la inseguridad y el caos  que se producen en este cruce de la avenida. El gasto diario que  está suponiendo  es de 1000 a 3.000 euros, dependiendo si es festivo o no el día que cortan el tráfico, ya que en caso de ser festivo, la cantidad rebasa el importe máximo citado. 

Esta inoportuna manifestación aparte de incordiar  a 57.000 vehículos que pasan por allí a diario, dará la estocada final a todos esos comercios que acabarán cerrando definitivamente por las perdidas económicas originadas en la pandemia y por  la impotencia de que el Ayuntamiento no tenga en cuenta sus reiteradas peticiones.
 
La Guardia Urbana ha pedido por activa y por pasiva a la Consejería del Interior,  que prohibiera la protesta y ha advertido  que el derecho de manifestación no puede ser ilimitado y que los manifestantes no pueden hacer uso abusivo y excesivo de un derecho que está perjudicando a la ciudad, y de manera especial a los vecinos y comercios de la zona. Así mismo están siendo afectados los servicios de transporte público de tren, bus y autocar que confluyen allí, así como a los pasajeros que utilizan estos transportes.

Por otra pare,  mientras  la guardia urbana está presente para mediar en los conflictos que origina la protesta,  desatiende  diversos asuntos de emergencia, como la vigilancia a la delincuencia  en las calles, los accidentes de tráfico en carretera o el control que se hace a los locales y comercios para que cumplan  las normativas del Covid, tareas  que protegerían y merecerían  tener cualquier ciudadano que paga sus impuestos. Sin embargo el gobierno en ¿ funciones ? hace oídos sordos a  las peticiones a las que apelan la Policía, la Guardia Urbana, los comerciantes y los vecinos que,  como la mayoría de nosotros, están  pasando por el stress postraumático, el desaliento,  y la  incertidumbre que genera esta crisis interminable, a lo que se suma  el desamparo del un Govern sordo que no les escucha.



La ciudadanía nos preguntamos a qué espera la Generalidad para acabar con esta deriva independentista que ha llevado a que 5.454 empresas hayan marchado de Catalunya desde finales de 2017, coincidiendo con el referéndum ilegal de independencia, hasta el primer semestre del 2018, según datos del Colegio de Registradores de España. 

La más beneficiada en su conjunto fue la Comunidad de Madrid que en todo 2018 llegó a contar con  2.359  nuevas compañías, muchas de ellas emblemáticas, estables , productivas y arraigadas, lo que indica que será difícil que estas empresas retornen a Catalunya. 

Con este descalabro económico que ha llevado a una comunidad que lideró el crecimiento del PIB per cápita desde la salida de la última crisis hasta 2014, el ritmo de Catalunya, desde entonces, se ha frenado estrepitosamente quedando la cuarta región con menor avance económico, aparte de haberse convertido en un infierno fiscal al ser la comunidad que más  recauda en impuestos fiscales de toda España.  

Por contra Catalunya tiene una deuda de 79.054 millones a diferencia de Madrid que es de 33.469 millones de euros, que equivale a que : 
  •  La deuda per cápita de un catalán es de 10.389 euros.
  •  Y la deuda per cápita de un madrileño es de 5.006 euros, menos de la mitad.
Catalunya está flagelando a empresas, pymes y a ciudadanos con el  aumento desaforado de nuevos y gravosos  impuestos en plena pandemia, aparte de haberse subido el sueldo todos los políticos, a pesar de ser los gestores que más cobraban de toda España, superando incluso al sueldo del  Presidente del Gobierno Pedro Sánchez.  Si esto no provoca una legítima emigración de empresas a otras Comunidades, el Govern debería contratar a un asesor independiente que les enseñara a llevar  un país y ponerles en consideración que si no  apoyan el tejido empresarial y las pymes, que son el motor económico de un país,  y no cuidan la estabilidad política y social, y  el valor patrimonial de Catalunya, irán   cuesta abajo y sin frenos hacia el   barranco. 























                     TORRA ES  UN ACTIVISTA RADICAL, NO UN GOBERNANTE

Cuando un Presidente de la Generalidad como Quin Torra, ya destituido en sus funciones por el Tribunal Superior de Justicia autonómico al negarse a a descolgar una pancarta a favor de los presos políticos presos,  hizo el ridículo con este acto que él cree "heróico" y desoye el mensaje  alto y  claro que dio Josep Sánchez Llibre, Presidente de la Patronal catalana Foment y Treball , la ciudadanía debería plantearse para qué necesita un gobierno, cuyo Presidente en funciones ni siquiera asiste a las reuniones de empresarios : 

Palabras del Presidente de la Patronal Sánchez Llibre 

" Si no restablecemos la correcta relación Institucional entre el Gobierno de España y la Generalidad y se suceden más episodios al margen de la ley, las empresas seguirán marchando y las que marcharon no volverán". 

Cuando un  presidente de Gobierno no es capaz de entender que la empresas huyen ante la a inestabilidad política, demuestra que es un mal Presidente, o que el cargo de  Presidente le viene grande.

¿ HACIA FALTA  GASTARSE AHORA  DINERO EN EL MUSEO DEL PROCÉS ?

Cuando un gobierno es tan desaprensivo para dedicar su tiempo y el dinero de todos a montar El museo del "procés"  al mismo tiempo que: 

  •  Miles de ancianos murieron en la primera ola y siguen muriendo en esta segunda porque no han creado los protocolos adecuados para corregir las pésimas condiciones en las que vivían
  •  Cuando  miles de personas están perdiendo su  única fuente de ingresos.
  •  Y las empresas, pymes y autónomos están haciendo Ertes, despidos, o cerrando definitivamente. 
                               No hay duda, no tenemos un buen Gobierno

 HISPANOFHOBIA un artículo que amplia este tema.   Fue publicado en Infolibre. 


Luisa Vicente 


 



Comentarios