I FOTOGALERIA DE BARCELONA CONFINADA

BARCELONA CONFINADA 

Recorrí  algunas calles desiertas de Barcelona con la intención de plasmar el mal sueño del confinamiento en unas fotos.

Travesera de Gracia-Lepanto
Al traspasar el umbral de casa,  me sentí totalmente desorientada. Un chorro de luz me cegó. El escaso ruido en la calle me decía que el corazón de Barcelona latía muy despacio, diría que a menos de 60 latidos por minuto.  La ciudad se había desangrado por todas sus vertientes urbanas en 8 semanas. 

Era la ciudad de siempre, compleja de geometría y   laberíntica de calles de sube y baja, pero no la reconocía. A pesar de todo no me iría a vivir a ningún otro lugar, había decidido pasar aquí el resto de mi vida y nada cambiaria mi decisión. 








Parke Infantil de los Cuarteles
La ciudad me asediaba de forma silenciosa. Una especie de almas deambulaban volátiles sin agitar apenas el aire. Ni un soplo de viento movían los columpios del parque infantil solitario por donde caminaba sin rumbo fijo. 


Apenas unas semanas atrás, la algarabía de los niños resonaba hasta la otra manzana.


Parque de Lepanto



No soportaba verla vacía, sola, muerta, sin sangre en sus arterias. Barcelona sin gente podría ser cualquier otra ciudad del mundo, menos la mía. El color plomizo que la impregnaba, quedó aferrado a mi retina como la piel a los huesos. 

Su historia había desaparecido cuesta abajo hasta  pellizcar mi estómago. El silencio era  la partitura de un pentagrama  casi militar que desgarraba mi garganta, igual que los arbustos secos del parque rasgaban el manto gris que me cubría. 

La Avenida Gaudí languidecía bajo miles de hojas amarillentas que formaban  un tapiz compacto. Un olor húmedo impregnaba el paseo central totalmente vacío. Me recordaba el olor que tienen los cementerios en los pueblos pequeños.
 
La calma era infinita. Una grúa parada al otro lado de la avenida estiraba sus brazos hacia el edificio que quedó a medio construir en medio de la nada.

Mallorca/ Cerdenya Frente S.Família
El duelo colectivo acompañaba el paso lento de la poca gente que pasaba cabizbaja por los alrededores de la basílica.

La tragedia que sucedió a lo largo de la pandemia, yacía bajo tierra a modo de un décimo de lotería con una cifra de cinco números: 45.784. Cuarenta y cinco mil setecientos ochenta y cuatro muertos por Covid se contabilizaban ya. Todos murieron acompañados por la soledad más absoluta que los guió hasta su tumba. El mundo entero latía al mismo pulso lento y apagado que Barcelona. 

Los enfermos intentaban sobrevivir agarrados a un respirador en los hospitales. A los entierros diarios a los que asistíamos sin entender nada, se sumaban los otros muertos, los familiares y amigos que no veíamos ni abrazábamos desde hacía tiempo. Los que habían perdido el ánimo, la ilusión, el trabajo, la esperanza y la salud  esperaban en el corredor de la muerte. Todo era incertidumbre. 

Aparecían situaciones difíciles de convivencia en las propias casas, donde se mascaba la soledad, aunque vivieran en compañía. La soledad de los ancianos que habitan solos en sus casas es distinta. Es una soledad de honda tristeza que se agarra al desconchado de las paredes de habitaciones oscuras que no pintan desde hace tiempo, tanto que ya no recuerdan para poder contarlo. El dormitorio es una capilla ardiente con recuerdos y fotos desgastadas de seres queridos a los que no ven desde hace años. Aún tienen  la esperanza de recibir una carta, una llamada de ellos porque viven  en su recuerdo. Pero mientras algo llega, se consuelan mirarando sus reliquias. 

Las siguientes fotos de las principales arterias  de Barcelona atestiguan una situación económica  catastrófica  y difícil de haber  imaginado nunca. 



Foto Izquierda. En Pº de Gracia con Gran Vía,  la pequeña fuente en forma de concha aparece seca. El suministro de agua se interrumpió para evitar que los transeúntes pudieran contagiarse al beber del mismo caño. Foto Derecha. Cine Coliseum, Pº de Gracia. Local cerrado y disponible. Meses antes se lo habrían disputado grandes firmas internacionales, hoy están al acecho fondos buitres que se harán con él a bajo precio.   

                                 

Edificio en Paso de Gracia, 17 
Edificio en obras. Está previsto la apertura de una megatienda de Knife en los bajos de dicho edificio.

Para las Multinacionales no existe la crisis del Covid, al contrario, siempre salen mucho más reforzadas 






La Bolsa de Barcelona, Pº De Gracia, 19                                                          Este edificio pasa desapercibido para los turistas y trabajadores del Example que pasan por delante.                                                                        El kiosco situado en frente ha sido espectador pasivo de días negros en los que  precio del petróleo cayó por los suelos durante la pandemia.                                                                                                                       Los cambios en el precio del crudo tiene un impacto en los resultados corporativos que se traduce en la oscilación del precio de las acciones. La incertidumbre es la protagonista cada mañana, sin embargo en el interior de uno de los edificios mas apagados de la calle más señorial de Barcelona,  no es un foco de nervios de señores con trajes y corbata que se llevan las manos a la cabeza cuando salen números en rojos como  emulan las películas  en Wall Street.                                                                                                                                                                                                                                                         

                                                                                                                                                         Kiosco en Pº De Gracia, 19, frente a la Bolsa de Barcelona, con prensa Internacional y Nacional.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 Casa Batlló, una de las joyas arquitectónicas de Antoni Gaudí en el Pº de Gracia, y Patrimonio Mundial por la UNESCO, icono del turismo en Barcelona, cerró sus puertas durante el confinamiento y continua cerrado por problemas que se sumaron a la pandemia.                                                                                                                                        Una escalada de tensión provocada por algunos trabajadores de la empresa subcontratada para prestar los servicios de atención, se declararon en huelga el 8 de Octubre para denunciar los contratos temporales a escala fraudulenta , así como las condiciones inseguras de trabajo en relación al Covid. Trabajaban en espacios pequeños, sin ventilación, sin mamparas protectoras y con solo una mascarilla al mes. Más de una docena de manifestantes acuden periódicamente con pancartas y megáfonos para reivindicar sus derechos.                                                                                                                                                                         El 24 de octubre llegó a su máxima tensión al unirse unos encapuchados que lanzaron bengalas, petardos y piedras contra el edificio y rompieron los emplomados originales de 1906, que recientemente habían sido restaurados provocando daños irreversibles.

 

 

 


 

     Luisa Vicente   

 

NOTA: SIGUE EN PARTE II FOTOGALERIA BARCELONA CONFINADA

 



 





 

 


















































Estas fotos atestiguan la parte de un mal sueño que apareció un día al despertar y que espero nunca
más volverá. ( ...)Aquí no esta toda la historia de Barcelona, la pandemia es solo un capítulo, una página medio vacía tentando al lápiz para que siga una historia que según nos dicen será larga.


Respeto a los que han fallecido, y deseo a las personas que amamos y más nos importan poder expresar la calidez de la cercanía con abrazos, sonrisas sin mascarilla, caricias, conversaciones, y miradas a los ojos, y ser correspondidos con los mismos abrazos, las mismas sonrisas, las mismas caricias, las misma palabras, y las mismas miradas.








Comentarios