EFECTO CORROSIVO DE LA VENTA NO REGULADA. Réplica a Esther .Vives



EL EFECTO CORROSIVO DE MERCADOS NO REGULADOS, PONE EN RIESGO  LA IGUALDAD Y  LOS DERECHOS SOCIALES. 





MANTEROS EN LA RAMBLA. BARCELONA


Esta carta es mi  replica al artículo de Esther Vives, periodista,  aparecido en el diario El Periódico el pasado 6.08.2019

"Sobrevivir no es delito"


Sra. Esther Vives,  contesto a su artículo   “SOBREVIVIR NO ES DELITO”, publicado por el Periódico.

Difiero de su contenido, pero estoy de acuerdo con Vd: 

“Sobrevivir no es delito”. 

El  comerciante de este país, también intenta sobrevivir cada día que levanta la persiana.  

Asfixiados  por  las grandes superficies, la venta on line  y el comercio no regulado que practican  en la calle los  "manteros", miles de comerciantes  apenas cubren  los gastos en  sus pequeños negocios.

A estos tres frentes corrosivos ( grandes superficies, venta on line y manteros)  se  suma   una fuerte presión fiscal, el pago de la cuota de autónomo, que no baja de casi 700 euros al mes si aspiran a una jubilación medio decente, más otros gastos fijos; alquiler,  luz, agua, servicios municipales, tributos etc, y  gastos extras que puedan ir apareciendo, un  nuevo rotulo   que cumpla  la normativa vigente, luces de navidad para iluminar el barrio, etc. 

2  ATRACADORES DE  COMERCIOS A PUNTA DE PISTOLA. 
Por si esto no fuera suficiente, se les ha presentado un nuevo  gasto, la compra de  dispositivos de seguridad ante la actual ola de criminalidad que les acosa,  asaltos, robos, algunos  a punta de pistola, rotura de escaparates, de mobiliario, de cerraduras,de persianas etc, otro capítulo que  constriñe aún más sus escasos ingresos. 


La actual situación de incertidumbre  que se cierne sobre el pequeño comercio de Barcelona, aunque le pueda sorprender,  es crítica. El trabajo de miles de “botiguers”  y  de centenares de empleados está en riesgo, y su  futuro  seriamente amenazado. 

Concretamente en El Exjample, hay 1.883 letreros indicando “se traspasa” esto le puede dar una idea de que ante los pocos ingresos que generan, el pequeño comerciante es el  primero en echar el cierre y roce la muerte de su  comercio.

Barcelona fue desde siempre  la  ciudad  de  las “botigues y los botiguers” , una actividad apreciada por los que vivimos aquí, y por los que nos visitan de otros países.  Catalunya  aportó un valor cultural digno y reconocido a través de sus comercios, que fue  el motor de su economía,  sin olvidar el trato personalizado  y amable que siempre  dispensaron  al  cliente. 

 " La millor botiga del mon" , slogan  creado en 2004, escrito  en banderolas que adornaron calles y avenidas  saludó a millones de turistas.  Han pasado ya  2 décadas y  los botiguers de Barcelona intentan seguir  generando  dinamización y la integración social en los barrios con su comercio de proximidad, pero la gentrificación que causa la llegada masiva de turistas  y  la salida de muchos inmigrantes de vender artículos falsificados de empresas importadoras, se lo está poniendo muy difícil. 
Su comentario " El top manta no aparece entre las preocupaciones de los barceloneses según el barómetro del Ayuntamiento”,  me obliga a preguntarle: 

¿ Acaso  nuestros comerciantes no son  barceloneses?  

PEQUEÑO COMERCIO EN  EL BARRIO DE GRACIA
Puede estar segura,  que a estos barceloneses  que Vd. ignora, les preocupa y les afecta  la competencia desleal del top manta, no sólo por todo lo ya expuesto, sino porque de seguir así, ellos y  sus empleados perderán sus empleos y  engrosaran las cifras del paro. Esto implica que los impuestos que generan y que  la Administración   destina  a cubrir prestaciones  sociales a los más desfavorecidos, incluidos los  que ejercen la venta ilegal, dejarán de recaudarse . 



Sra. Vives, si no considera que todos tienen el mismo derecho a sobrevivir, estaremos muy lejos  de esa igualdad de oportunidades que tanto exigimos para tener una sociedad  justa. 

La supervivencia de unos, no puede ser a costa de sacrificar la supervivencia de  otros, y esto le corresponde solucionarlo al gobierno. El cierre de nuestros comercios no es la solución .  

Luisa Vicente 

Comentarios

nuria ha dicho que…
Qué cierto es lo que has manifestado en tu escrito, los pequeños comerciantes tienen que luchar contra los grandes y contra los manteros que van arañando sus mengyes beneficios hasta ahogarlos. Cuando estén ahogados veremos de dónde sale el dinero para cubrir asistencias sociales, entonces ya no habrá remedio!
Luisa Vicente ha dicho que…
Hola Nuria, gracias por tu comentario. Las políticas del gobierno Central y de las CCAA, siempre han sido políticas cortoplacistas, y eso genera problemas en el largo plazo, que se encadenan a otros problemas, hasta que la situación se vuelve insostenible y aparecen las revoluciones y la inestabilidad. El problema del top manta ahora es una bomba de relojeria. Han habido varios varios casos de agresiones de manteros a la policía, y no sabemos cómo acabará, mientras nuestros políticos están de vacaciones en sus yates y en sus mansiones. Un gobierno corrupto es siempre un gobierno ineficaz y esta es la muestra.