SARS Cov-2 NO ES UNA GUERRA, PERO SE LE PARCE

                    SARS  Cov-2 ( Covy-19 ) Economía de guerra

didas propias de los conflictos para vencer a la pandemia

Posiblemente el SARS Cov 2 ( Covid-19 ) no sea una guerra, pero se le parece

Los estados están  adoptando medidas más propias de los conflictos armados que de una pandemia. Las guerras tradicionales siempre se dieron en los campos de batalla en las que morían casi exclusivamente soldados,  pero las guerras del siglo XXI se libran en los espacios más diversos y quienes mueren de una u otra manera  son exclusivamente civiles. 

La presencia de las fuerzas del órden  en estas contiendas es hacer cumplir las normas imponiendose mediante la coerción, la represión o el castigo económico ( sanciones y multas).

La sociedad capitalista  mercantiliza y convierte en negocio todo lo que toca,   y en esto participan: Las Corporaciones, los monopolios,  el sistema financiero,  los medios de comunicación, el sistema educativo, los sindicatos,  las empresas de ocio.... en  general todos los engranajes que vehiculan a la sociedad están al servicio de guerras invisibles. Pero no nos engañemos, las guerras modernas invisiles  son más encarnizadas y tienen más pretensiones aún, que las que utilizan el uso de la fuerza armada.

El objetivo mercantil de toda guerra, tanto las del pasado siglo, como las del siglo actual,  es lucrarse.

Los ejércitos tienen el cometido de prepararse para la guerra y  disuadir el ataque del enemigo remoto o próximo, ya sea en el propio país o fuera de nuestras fronteras. 

España tiene en estos momentos casi 8.000 soldados realizando diversas " tareas de defensa" contra un enemigo invisible, el SARS COv 2 ( Covy-19) 

EEUUE ha enviado en Marzo 37.000 soldados estadounidenses a Europa, que se han  repartido estratégicamente por varios países europeos. Según EEUU su función es realizar prácticas y  desarrollarán  parecidas tareas que España.  

Desde mi punto de vista resulta bastante sospecho que tengamos precisamente en estas fechas de pandemia  a un ejército tan numeroso, sobre todo porque  podría darse un nivel muy alto de contagios entre los soldados,  y todo por " unas prácticas", que EEUU cataloga de la mayor operaciòn militar desde la Guerra Fría. 


El mariscal prusiano Clausevitz afirmó que:

                          "  La guerra es la continuación de la política con otros medios"

En esta guerra bacteriológica ( yo lo creo así ) no se llegará al desarme ( acabar con el virus) hasta que no se consigan los objetivos económicos que diversas potencias se propusieron  desde que el virus de laboratorio se liberó en Whan.

El militarismo justifica el uso de la fuerza armada por la vía militar, nuclear, química y bacteriológica, y viene ocurriendo desde la primera Guerra Mundial. El militarismo aborda los conflictos mediante la disuasión, la amenazas o llegado el caso, la eliminación o el asedio a aquellas Potencias o países que se perciben como enemigos. En este sentido el militarismo incide en todos los ámbitos de la sociedad de la nación o del país invadido, y por tanto en las decisiones de sus gobiernos, hasta el extremo de condicionar su seguridad y su defensa.

       El daño económico de una epidemia como la del coronavirus es similar al de una guerra ( Juan Velarde Fuertes )

El militarismo, ya sean ejércitos o fuerzas paramilitares, sin ser ejército, tiene misiones militares de orden interno. También afecta a los servicios de inteligencia y a los medios de comunicación, tal como estamos viendo en la guerra del SARS Cov-2.

Los militares no se sienten simples funcionarios encargados de la defensa nacional, sino que se sienten poseedores de valores de carácter cívico y moral, valores superiores que ellos mismos establecen de acuerdo con reglas de conducta castrense, que los lleva a controlar la vida de las personas considerando como prioritario la autoridad, la obediencia, la fuerza física, la valentía y la defensa de la patria.

El BICC ( Bon International Center for Conversión) presenta anualmente el índuce de Militarización global (GMI) . Dicho índice mide la importancia del aparato militar del Estado en relación a la sociedad en su conjunto.

Para elaborar el GMI se utilizan 2 variables:

  • La importancia del gasto militar en relación al PIB y contrapuesto en gasto a salud.
  • El número total de fuerzas militares y paramilitares respecto al número total de la población. Aunque estos educadores sean relativos, son una forma de medir el peso en el ámbito militar de un país y demuestra que cuanto mayor es el peso de la militarización, mayor es la posibilidad de participar en conflictos armados, así como el deterioro de los recursos destinados a servicios sociales y sanidad.
Como consecuencia de la epidemia, ha quedado claro que el impacto sobre los países es exactamente igual a cuando se desata una guerra. El crecimiento derivado de un conflicto bélico es negativo, porque los factores de la producción han quedado alterados; y con una epidemia, la población activa se reduce y también las posibilidades de inversión quedan restringidas. Vamos a ver inmediatamente una reducción en la marcha del PIB, también en el empleo, e igualmente en el tráfico internacional. ( Juan Velarde Fuentes. El Economista )

Luisa Vicente

Parte de este texto está inspirado en el Libro ECONOMIA DE GUERA de Pere Ortega.

Comentarios