DEMOLICIÓN CONTROLADA DE LOS PAíSES

      DEMOLICIÓN CONTROLADA DE LOS  PAÍSES


La economía mueve el mundo. 

Los países pierden su equilibrio económico y se tambalean  cuando interfieren su producción y sus fuentes productivas  escasean. 

Compruebo que existen varios países a punto de colapsar por la crisis energética. La escasez de gasolina, de medicinas, de fertilizantes, los apagones, el incremento de impuestos y  la inflación están empezando a fraguar crisis en muchos países. 

La inflación supera ya

  • El 11% en los Países Bajos.
  • El 9,8% en España.
  • Y el 7,4% en Alemania.
  • La media, se situó en el 7,5% en la zona euro en abril, el nivel más alto en 30 años.
La crisis energética se extiende a toda la economía. El aumento de los costes y los precios afecta a todos los sectores y a todos los hogares.

Desde el inicio de la guerra en Ucrania, el euro ha perdido más del 7% y ahora su valor se sitúa en 1,05 dólares, nada que ver con el valor superior al dólar que había mantenido siempre, salvo picos excepcionales.

El resultado de la caída de la moneda europea es una sangría inflacionista en toda la cadena económica, que repercute seriamente sobre el coste de las materias primas, y en los productos importados, especialmente el petróleo y el gas que se pagan en dólares.

La subida de los precios de los alimentos y de primera necesidad empiezan a preocupar seriamente.

La prolongación de la guerra en Ucrania, intensifica las sanciones contra Rusia, que tiene problemas con sus exportaciones de cereales y de fertilizantes a causa de dichas sanciones financieras. No olvidemos que Rusia y Ucrania suministraban la tercera parte del trigo mundial. 

Todo esto, junto a la parálisis de China, están socavando seriamente los motores económicos, junto a la probabilidad de que los precios del gasóleo y la gasolina sigan siendo altos durante mucho tiempo, advierten los refinadores, que apuntan  la ausencia de fuentes alternativas para sustituir a Rusia.

Efecto dominó de la inflación y del  desabastecimiento


El precio de la tonelada de trigo en los mercados europeos superaba esta semana los 438, 25 euros por tonelada, con un aumento del 78 % desde enero 2022, debido a la congelación de las exportaciones de trigo de Ucrania.

La cosecha de invierno en Ucrania, uno de los grandes países exportadores de este cereal, permanece almacenada en grandes silos de sus puertos sin que se pueda distribuir hacia sus respectivos destinos. 

En relación con la India, el "cambio climático" ha producido tal escasez en sus cosechas de trigo, que se han prohibido sus exportaciones para dar prioridad a la alimentación de sus 1.200 millones de habitantes. Recordemos que La India es el segundo en la producción mundial de trigo.

Argentina estudia una medida similar, y además, ha dado vía libre a una nueva variedad de trigo transgénico más resistente a las sequías. Es la primera vez que se cultiva  para consumo humano, por tanto se desconocen las consecuencias para la salud, aunque Brasil lo ha aceptado como mal menor. 

Pero el precio del grano supone aún más para los países emergentes, que están directamente amenazados por la escasez de alimentos. No solo el trigo presenta este  alza en el precio, igual ocurre con la cebada, los fertilizantes, la pasta de papel, el aluminio, el níquel, la madera, el caucho, etc. 

La lista es infinita y afecta a un sector tras otro extendiéndose como un efecto dominó por toda la economía a nivel mundial.

La inflación  se  ha extendido igualmente al mercado inmobiliario. La compra de  vivienda nueva y usada, así como la renta del alquiler, se ha incrementado hasta llegar a niveles de la pre-crisis 2008. 

La presión sobre los presupuestos domésticos ya es notable en todas partes. La rotulacion casi diaria en los supermercados del precio cambiante de los alimentos no cesa.  Según el observatorio de precios de la OCU, el precio medio de la cesta de la compra subió un 9,4% a finales de marzo 2022. El precio del aceite de oliva suave marca blanca, subió en la mismas fechas, un 53,6 % y el aceite de girasol marca blanca un 49,3%, seguido de la botella de lavavajillas con un 49,1 %. A continuación le siguen con un 30 y 40% la pasta, los plátanos, y el salmón en rodajas. 

La compra de marcas blancas en los supermercados han superado todas las previsiones. La perspectiva de los hogares es desmoralizante.

Se está reduciendo el consumo en general al máximo, el mayor motor que mueve  la economía. 

Engañados por la Comisión Europea


Una vez más, la Comisión Europea nos ha engañado con el impacto de la guerra Ucrania-física, una escalada en el desabastecimiento de comida,  materias primas, y la inflación que no se revertirá a corto ni medio plazo,  al contrario.

Varios meses negando la actual recesión económica y al final la Comision Europea y el Presidebte Sanchez han tenido que entonar el mea culpa  por sus predicciones erradas, que nos ha creado más indignación aún. Recordamos igualmente   sus mentiras y equivocaciones pandemicas desde que comenzó el ataque biológico del SARs-Cov-2.

Tanto las autoridades europeas, como el Gobierno estaban perfectamente informados, no podían ignorar estos hechos. Pero les resultó más cómodo callar para evitar revueltas sociales y exigencias salariales para que se mantuviera a flote el poder adquisitivo. Ni el maquillaje de reducir el IVA, o congelar temporalmente los precios de la energía, servirán para corregir la situación actual.

¿Hasta cuando seguirán empobreciéndonos, destruyendo la economía mundial  y  hundiendo países de forma controlada con  todas  sus políticas y la Deuda que crean ?

Lo que se esperaba está sucediendo

El FMI ha entrado a rescatar países, con lo que esto implica

Se acabó la autonomía territorial. La gestión directa de la producción. La explotación de nuestros recursos naturales para el consumo interno y la exportación.

Si alguien piensa que el virus era un simple ataque de un bichito y que la vacuna nos llevaría al punto inicial, se equivoca. El virus fue el primer peldaño que pusieron Organizaciones Internacionales, valiéndose de las Corporaciones y de los Gobiernos de cada país, para iniciar una escalada mundial de pobreza, restricciones, hundimiento de la economía y la demolición de países.

2023 puede ser el año de la crisis mundial

Hay países que nos llevan la delantera, Sri Lanka es el ejemplo. Su déficit público es del 13 por ciento del PIB. Sus reservas de 7.500 millones de dólares del 2918 se han evaporado. No tienen petróleo ya, sus reservas se acabaron hace unos días, según han informado ellos mismos. Tampoco tienen dólares para importarlo. Las colas para llenar sus depósitos son kilométricas. Los apagones dura 15 horas al día. No tienen medicinas. Dependen de las líneas de crédito del FMI, que prácticamente ya es propietario del país. Las consecuencias serán desastrosas. La corrupción política tuvo mucho que ver con todo esto pues hundió sus ingresos durante años. Su mala gestión fue empobreciendo el país y se disparó su déficit. 

Quizá por eso, la mala gestión política, el robo de nuestros impuestos, y la evasión de capitales a paraísos Fiscales por la clase política apenas se persigue ni se  castiga. Esto produce países arruinados  que pasan a ser pasto de Organismos carroñeros, como el FMI, el Banco Mundial, el Banco Internacional de Pagos, que se apropian  de ellos. 

Existen otros países condenados a la misma demolición. Indonesia apenas puede soportar el precio del aceite de Palma, Irán tiene dificultad para importar trigo, en  los  países africanos hay revueltas sociales a diario, y Ucrania apenas tiene ingresos porque no puede exportar su producción agraria. 

Nos movemos en un terreno de aguas movedizas, donde centenares de países, especialmente los de la UE,  serán tragados literalmente por feroces Bancos Internacionales,  que nos obligaran a  obedecer imposiciones y secuestraran  nuestros derechos fundamentales a cambio  de 4 migajas para apenas sobrevivir, mientras ellos nos contemplan desde sus tronos de poder omnímodo.

Luisa vicente

Comentarios