LOS GRANDES FONDOS INVIERTEN UN BILLÓN DE $ EN EL FIN DE LA HUMANIDAD

LOS GRANDES FONDOS INVIERTEN UN BILLÓN DE DÓLARES EN EL FIN DE LA HUMANIDAD.

Las grandes empresas de capital privado, una industría muy controvertida y de rápido crecimiento con reputación de saquear empresas, ha invertido un millón de dólares en empresdas energéticas desde 2010. 

Debido a que ejerce tal poder, es importante enfatizar el papel que juegan estas corpotaciones en la crisis climática, así cómo sus vínculos con los actores financieros tradicionales.  los actores financieros tradicionales

Larry Fink, CEO DE BlackRock

El CEO de BlackRock, Larry Fink, a menudo ha señalado los riesgos de transferir activos contaminantes de empresas públicas con objetivos de descarbonización a propietarios privados y más opacos. Aunque las empresas públicas generalmente no son incondicionales de la acción climática, Fink tiene razón al resaltar los riesgos que plantean las adquisiciones privadas.

El capital privado, es decir, grandes fondos de inversión y fondos buitre (PE, por sus siglas en inglés), una industria controvertida y de rápido crecimiento con reputación de saquear empresas, ha invertido más de 1 billón de dólares estadounidenses en empresas energéticas desde 2010.

En pocas palabras, esas grandes empresas de capital privado realizan inversiones en empresas que no cotizan en bolsa. Debido a las regulaciones que priorizan la divulgación de las empresas que cotizan en bolsa, las que se mantienen en forma privada son menos transparentes y menos reguladas que otros tipos de inversiones. Si bien el tamaño de la industria de capital privado, 6,3 billones en activos administrados, puede parecer modesto en comparación con las acciones públicas (90 billones), la industria es colectivamente el mayor propietario de negocios en el mundo y uno de los tipos de inversión más rentables.

Las seis firmas de capital privado más grandes del mundo, según Private Equity International, son KKR, BlackStone, EQT, CVC, ThomaBravo y The Carlyle Group.

Aunque los grandes fondos de inversión y buitres trabajan con diferentes tipos de empresas, uno de sus principales modelos comerciales es usar deuda para comprar sociedades en todos los sectores y reestructurarlas para hacerlas financieramente eficientes. Después, las venden unos años más tarde para obtener beneficios muy elevados.

Este modelo de negocio es muy controvertido, ya que su fuerte enfoque en maximizar los rendimientos para los inversores a menudo se produce a expensas de la sostenibilidad a largo plazo de la empresa propiedad de capital privado y su impacto más amplio en la sociedad.

Durante décadas, este modelo extractivo se ha relacionado con la disminución de los salarios, recortes de empleo e inversiones y un mayor riesgo de quiebra en las empresas de propiedad privada en comparación con las entidades de propiedad pública.

Estos efectos negativos han sido especialmente frecuentes en sectores como la atención de la salud y la vivienda. A pesar de esto, estas empresas de capital privado generalmente escapan al control público y son menos responsables legal y públicamente por sus acciones que sus contrapartes públicas.
La contribución de estas empresas al cambio climático

Estas grandes empresas de capital privado también son muy problemáticas cuando se trata del cambio climático. Según un estudio realizado por Private Equity Stakeholder Project (PESP) demostró que las empresas de PE han invertido alrededor de 1,1 billones de dólares estadounidenses en activos energéticos desde 2010.

De hecho, el informe revela que diez de las empresas de PE más grandes del mundo, como Blackstone, KKR y Carlyle Group, poseen colectivamente más de 300 empresas energéticas, de las cuales el 80% dependen del petróleo y el carbón.

El enfoque en los combustibles fósiles también se refleja en el tamaño promedio de los acuerdos de adquisición analizados en el informe. Los autores descubrieron que las transacciones de combustibles fósiles eran dos veces más grandes que las transacciones de energía renovable. Además, muchas de las empresas de combustibles fósiles en manos de estas diez empresas de PE están activas en proyectos de oleoductos controvertidos en Estados Unidos y Canadá, así como en sectores no convencionales como las arenas bituminosas, las operaciones en el Ártico y el petróleo.
Activos de altas emisiones encuentran refugio en PE

No solo hay pruebas de que los activos contaminantes se están moviendo de los mercados públicos a los privados a un ritmo significativo, sino que también tienden a moverse de empresas con compromisos ambientales más sólidos a otros menos sólidos.

Según un informe del Environmental Defense Fund, la cantidad de transferencias de entidades públicas a privadas superó en un 64% a las transferencias de entidades privadas a públicas, mientras que se trasladaron activos por valor de 86.400 millones de dólares de empresas alineadas públicamente con los objetivos de emisiones netas cero.
Las finanzas convencionales apoyan a PE

Hay cierta ironía en que muchas de las voces que advierten de los riesgos que plantean este tipo de fondos siguen siendo cómplices de su expansión. Si bien las empresas de PE no son ampliamente conocidas por el público y, por lo tanto, a menudo pasan desapercibidas, los principales actores financieros las respaldan a través de una variedad de servicios financieros.

Los inversores institucionales, como las aseguradoras y los fondos de pensiones, invierten en sus fondos y son accionistas de empresas de capital privado que cotizan en bolsa. Por ejemplo, entre los 30 principales accionistas de Carlyle Group se encuentran Vanguard, Morgan Stanley, BlackRock, Bank of America, Goldman Sachs y Allianz. Todos los cuales son miembros de la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero.

De manera similar, los bancos y los grupos de servicios financieros brindan asesoramiento para transacciones individuales.

Fuente original Diario 16

Comentarios