EL SONAR, EL MACROFESTIVAL QUE NO SUENA BIEN


Barcelona se ha convertido en un referente en festivales de música. El último ha sido el Sonar, una macrofiesta de música electrónica que ha durado 4 días  y  ha  reunido a 105.000 asistentes. 

El evento discurre entre efectos especiales, Inteligencia Artificial  aplicada a la música,  lásers de colores,  y altavoces con  un nivel de decibelios superior a lo que sería recomendable. 

Aunque estos festivales parecen inofensivos, e incluso recomendables por la diversión que se experimenta, el precio que se paga va mucho más allá de lo que te cuesta la entrada, y los gastos de hotel, comida etc si vienes de fuera. 
En estas macrofiestas las bandas de carteristas organizados en grupos hacen su agosto robando móviles, dinero  y todo lo que esté a su alcance.

Otro riesgo añadido es el consumo de sustancias. Los que quieren aguantar de un tirón los cuatro  días de juerga sin dormir, recurren  al  alcohol, como mal menor, aunque lo habitual es el consumo de  drogas, cannabis, MDMA ,  Éxtasis, Cocaína, Speed etc. A esto se le suma que en la mayoría de ocasiones desconocen exactamente qué sustancias están tomando, sobre todo si las compran a vendedores que las ofrecen en el mismo recinto. Aunque algunos se propongan no consumilarlas,  es difícil sustraerse si la mayoría de los que asisten van  colocados. 

El consumo de sustancias en estos festivales es más habitual  de lo que creemos.  Se estima que entre un 55 y un 70 % de los asistentes consumenen estos eventos algún tipo de sustancia. 

El Sonar y otros festivales  parecidos,  son lo más parecido  a un cajero autómatico, negocios suculentos donde a la Administración catalana solo le preocupa recaudar dinero. No me parece loable que mientras el Ayuntament promociona estos eventos multitudinarios, se cierren  bibliotecas porque son demasiado caras. 

Barcelona debería plantearse atraer y fomentar otro tipo de turismo más sostenible y familiar que le diera a la ciudad un sello de calidad y de seguridad, algo de lo que adolece en estos momentos a tenor de las cifras de criminalidad que se registran, teniendo en cuenta que sólo se conocen el  20% de  casos que se producen. 



Habría sido difícil  imaginar, hace 10 años, que estaríamos  sumergidos  en una ola de delincuencia y criminalidad con homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa, de agresiones sexuales con penetración, de violaciones múltiples de desconocidos,  de robos con fuerza en domicilios, hoteles y establecimientos, de carteristas en sus calles, de prostitución a plena luz del día,  de narcopisos y mafias de  okupas que allanan pisos con total impunidad, mientras que sus propietarios legítimos tardan entre uno a tres años en recuperar su vivienda, y . Están obligados a pagar todos los servicios de agua, luz y electricidad que consumen,  si no quieren ser sancionados de forma severa por la ley.

Es hora que la Generalitat y el Ayuntament se planteen un cambio en el modelo turístico y establezcan un plan urgente para bajar los indices de incivismo y delincuencia que se producen. La absoluta despreocupación de la Administración  por la ciudad y su único afán   recaudatorio, ha hecho que  la imagen de  "Barcelona Design" sea más conocida internacionamente  por sus bandas criminales organizadas y por el fácil acceso a la droga, que por una ciudad organizada, segura y moderna.
Creo que la ciudadania catalana deberia haber  exigido a sus Gestores políticos más compromiso y responsabilidad. La desidia de unos y otros ha creado una sociedad demasiado tolerante, que en nombre de la libertad se ha deshumanizado y ha eliminado uno tras otro los límites que la protegen de su autodestrucción y de su decadencia.

Luisa Vicente 

Comentarios