ECONOMIA DE LA GUERRA BIOLÓGICA DEL SARs-Cov-2 ( Parte I )

                                                         LAS GUERRAS INVISIBLES  DEL SIGLO XXI

Este articulo es a modo de introducción y análisis del momento crucial que vivimos. Le seguirán dos capítulos más. Mi intención es hacer  un viaje al interior de la guerra biológica del SARs-CoV-2. Presentaré las similitudes que tiene con episodios ocurridos en la Primera y Segunda guerra Mundial adaptados al tiempo actual. También aportaré datos interesantes sobre la economía de guerra, pues  toda guerra, sea militar, biológica, climática, o hídrica,  ha sido objeto de negocio en su finalidad, preparación y desarrollo.

Intento que las personas se den cuenta que esta guerra nos ha cortocircuitado y ha contaminado nuestras actitudes, nuestras respuestas y pensamientos. La TV y los medios desinformativos han jugado siempre un papel determinante en las guerras y en sus procesos. Un ejemplo muy ilustrativo fue la influencia que ejercieron en la guerra de Ruanda y especialmente sobre el pueblo alemán en el período del Tercer Reich y en especial sobre la juventud, que llegó a adorar a Adolfo Hitler como a un profeta.  La llamada agenda Seting que siguen los medios en determinadas ocasiones,  ha conseguido los resultados esperados en esta guerra biológica del SAR-CoV-2. Han sabido convertirnos en ciudadanos temerosos y serviles para impedir rebeliones civiles y desórdenes. Nos han cortado las alas para  impedirnos remontar esta amenazante situación. Lo que no saben es que "no se puede engañar a toda la gente durante todo el tiempo". 

La lectura de los tres capítulos tendrá cierto sabor amargo. Quizá resulte hasta desagradable y desconcertante, pero será un ejercicio para saber que si unimos nuestras fuerzas en lugar de dividirnos como hasta ahora,  podríamos conseguir que esta guerra dure lo que dura un suspiro. 

                                                                             ***

El 14 de marzo de 2020 nos levantamos y el mundo de repente se paró. De los 7.800 millones de personas que habitan este planeta, nadie  tenia una descripción clara ni convincente de lo que estaba sucediendo.

DECLARACION DEL ESTADO  DE GUERRA (SARs-CoV-2) 

Nos llegó la noticia del estado de guerra mediante este comunicado del Presidente del Gobierno emitido por TV el día 14 de marzo de 2020. La noticia  heló la sangre a todos los españoles. 

Pocos días después,  nos informaban de miles de personas ingresadas en hospitales y centenares de muertos. Los ataúdes se amontonaban por centenares en pistas de hielo  y en parkings a la espera de ser incinerados por las compañías funerarias que estaban desbordadas. Centenares de ancianos morían solos en sus casas y no se descubrían  hasta varias semanas, o incluso meses después.

OPERACIÓN BALMIS

Como sucede en las guerras y en los conflictos armados, fue necesaria el apoyo y la ayuda humanitaria. Nos llegó con la intervención de 8.000 efectivos pertenecientes a los tres Ejércitos para el control del Covid. Personal del Ejército de tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Unidad Militar de Emergencia (UME)  y la Guardia Real dirigida por el Jefe del Estado mayor de la Defensa (JEMAD) y conducida desde el mando de operaciones. Los batallones se desplegaron en 172 ciudades y las actividades que ejecutaban estaban relacionadas principalmente con la desinfección de infraestructuras críticas, puertos, aeropuertos, instalaciones industriales sanitarias, apoyo a la instalación de hospitales de campaña, transportes de materiales a diversas instalaciones sanitarias, centros penitenciarios y la desinfección en 130 residencias de mayores a donde morían por centenares. En esta  labor también participó la Unidad NBQ de la Brigada Paracaidista, al mando del General de la Brigada Guadarrama, que llevaba el control de rodas las Comisiones en las Comunidades.

En las habitaciones de las residencias, encontraban a diario varios cadáveres de ancianos sobre las camas que llevaban días esperando ser retirados  por alguna ambulancia que nunca llegaba. 


Equipo de Médicos sin fronteras. Retirada de un fallecido

Aunque al principio nos inquietaba la presencia militar en las calles, finalmente nos acostumbramos a verlos mimetizados con  el paisaje urbano siniestro y solitario,  más parecido al que precede a una guerra inminente, que al de la ciudad trepidante y acogedora que siempre habíamos conocido. 


Operación Balmis

PROTOCOLOS EUGENESICOS

Muchos directores de Residencias abandonaron su puesto de trabajo y desaparecieron durante semanas sin que nadie supiera su paradero. Como cobardes capitanes dejaron el barco a la deriva en la peor tormenta que se pueda imaginar, con toda la tripulación y el pasaje dentro. 

El caos y el descontrol reinaba en los geriátricos y residencias. Los cuidadores actuaban bajo el desconcierto y la total improvisación. Algunos, hartos de no recibir  directrices, ni órdenes  concretas de ningún responsable  acabaron por marchar a sus casas. Encerrados con llave en sus minúsculas habitaciones para evitar el contagio, los ancianos morían aporreando  las puertas suplicando  salir de aquel infierno. 

De los 486  geriátricos principales, ningún residente recibió asistencia hospitalaria. Los fallecimientos  producidos en las residencias de toda España arroja la escalofriante cifra de una muerte cada 15 minutos.

Los protocolos genocidas dictados por el Gobierno y firmados por las Consejerías de salud, se cumplieron a rajatabla. Se prohibíó su derivación a los hospitales y a las UCIS a partir de 75 años.  Sabían que esta medida los condenaba a una  muerte segura.  Ni siquiera se dio la opción de trasladarlos a hoteles que estaban medicalizados. En un solo día, el 7 de abril 2020, en pleno confinamiento, se registraron 913 muertes exclusivamente en las residencias de la Comunidad de Madrid.


Nota: El documento original del Protocolo no lo he adjuntado  en mi artículo debido a la censura que tuvo. Dicho Protocolo lo divulgó Cesar Vidal  mediante un  video en Youtube  titulado : "Así se muere en Catalunya" que ha desaparecido de youtube  al cancelarle la cuenta. Afortunadamente escribí palabra por palabra el contenido del vídeo  íntegro que verbalizaba el protocolo  por si lo eliminaban de Youtube. Dicho texto está en el enlace arriba citado. En él figuran  los nombres, apellidos y cargos que desempeñan las 10 personas que lo firmaron.

INEXISTENTE SERVICIO MÉDICO EN LAS RESIDENCIAS

Las residencias no están medicalizadas ni disponen de respiradores. A pesar de que la mayoría de residentes tienen enfermedades crónicas y graves, carecen de un servicio de asistencia geriátrica de 24 horas. Un solo facultativo, que emplea 3 horas al día, revisa por encima  a decenas de ancianos enfermos, muchos de ellos con patologías graves. Existen  macro residencias-parkings de más de 200  camas, por lo que la atención médica personalizada no existe ni por el forro. 

Muchos centros de mayores ya estaban en situaciones precarias antes de la emergencia, principalmente por la privatización del sector, pero la pandemia agravó la situación. Los familiares denunciaron las condiciones infrahumanas que sufrían los residentes, así como la falta de comunicación con ellos,  debido al  encierro estricto al que fueron obligados con la excusa del contagio. La falta de comunicación con sus seres queridos, afectó de forma considerable el estado de ánimo de los residentes  desencadenando más sufrimiento, depresión y por tanto el agravamiento de las enfermedades que ya padecían.

EL MAPA DE LA MUERTE DE LA MULTINACIONAL DOMUS VI

DomusVi  es la mayor red de centros para ancianos controlada por un Fondo de Inversión británico. Gestiona en España más de 25. 000 plazas en 207 residencias.  

Durante la pandemia, más de 150 mayores fallecieron en ocho de sus  residencias, aunque esta cifra no es fiable, ya que la transparencia en su gestión  brilla por su ausencia. El diario Infolibre, el medio que más ha investigado el inframundo de las residencias en España, le preguntó a los portavoces de DomusVi por las cifras, pero se negaron a facilitar esos datos. Su explicación fue: “Cuando comenzó esta crisis sanitaria, la compañía tomó la decisión, por respeto a la intimidad de los residentes y a la de sus familias y por no alimentar la alarma social, de dar diariamente información sobre posibles contagios o fallecimientos a las familias de los residentes directamente afectados y a las autoridades sanitarias competentes que los solicitaban. Nunca se han dado cifras a los medios de comunicación. Remitimos a las autoridades sanitarias”.

Según Infolibre, DomusVi ha protagonizado una parte significativa de los titulares más luctuosos de la pandemia sobre el drama que se vivió en las residencias de España.

Tiene además cinco centros de mayores intervenidos por las autoridades de cuatro comunidades. Acumula centenares de denuncias de familiares por falta de información, falta de personal y de medidas de protección. 

La empresa asegura que mantener informadas a las familias es una de sus "prioridades" y afirma que siempre cumple con las obligaciones de personal establecidas en las diferentes legislaciones autonómicas. Estas declaraciones de "fachada" nada tienen que ver con el comportamiento irregular de algunos de su responsables que actúan como comisionistas de la  funeraria Mémora y cobraron  una comisión de 700 euros por cada residente fallecido. No se descarta que esto sea una práctica habitual.

El resultado de este sistema   viciado  y la pésima gestión  de las Administraciones en este área,  acarreó la muerte a casi 30.000 ancianos aparcados en agujeros que nadie  inspecciona. 

"ACTIVOS FINANCIEROS" DE ALTA RENTABILIDAD

La mayoría de estos lucrativos negocios están gestionados por Fondos de Inversión que ven a los ancianos como "activos financieros" y priorizan la rentabilidad por encima de un cuidado de calidad. Constantemente vulneran sus  derechos fundamentales y reciben un trato indigno que raya con el delito de maltrato físico y psicológico. Algunos centros utilizan  sujeciones para atarlos  a la cama o a cualquier mueble. Así permanecen inmovilizados horas y horas, además de sedarlos con psicofármacos para que "no molesten'. Aquí podéis conocer las medidas deshumanizadas y degradantes que emplean y que nadie quiere mirar de frente.

Es desolador que después de tener una vejez impersonal y degradada, acaben  muriendo  emparedados entre las cuatro paredes de sus dormitorios. Ni siquiera tuvieron el acompañamiento de sus familias en su tramo más difícil, ni un funeral decente, ni flores en su entierro. Todos acabaron incinerados en masa. No eran los hornos  crematorios de Auschwitz-Birkenau utilizados por los nazis en los campos de concentración del holocausto, pero se le parecía mucho. El asunto de la cremacion y la manera que hicieron desaparecer tantos cuerpos, lo considero tan importante, que basándome en mi investigación, lo desarrollaré ampliamente en la segunda parte. 

Cuando se considera a los ancianos "activos financieros" con el consentimiento de las administraciones y la indiferencia de la sociedad,  dejamos de ser humanos  y nos convertimos en una sociedad de muertos vivientes. Es desgarrador que sus vidas  importen tan poco.

El universo que se vivió dentro de las residencias durante la guerra del SARs-CoV-2, nunca podrá ser imaginado desde afuera. Tampoco será revelado en su cruda realidad. Existen conflictos de intereses entre las Administraciones y algunos políticos que son accionistas en  estos Fondos de Inversión  Esa es la explicación por qué   despué de 
casi dos años de este  siniestro episodio,  aún no se hayan tomado medidas para mejorar sus condiciones sanitarias, higiénicas y de atención. El personal interno se ha manifestado en muchas ocasiones ante los Centros Sanitarios y las Administraciones para exigir mejoras salariales y mas medios, pero solo reciben  falsas promesas y sus peticiones van directas  a la basura.

Las cifras que mueve el negocio de las personas mayores en nuestro país se sitúa únicamente por detrás de Inglaterra y Suecia. La alta  rentabilidad en los  los últimos 5 años, atrae también  a Gestoras de Inversión, REITs, Instituciones Financieras  y Promotoras. La inversión privada en residencia de mayores alcanza su  record en Europa con 4.000 millones en el primer trimestre 2021. Supone un aumento del 38% de la media de los últimos cinco años en operaciones. La rentabilidad en Europa se sitúa entre el 3,3% y el 6% con tendencia al alza debido a la curva ascendente de la demografía por el el aumento de la población envejecida.

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

El 16.07.2020, el Presidente del Gobierno, la Monarquía, un séquito de personalidades venidas de todo el  mundo, y los partidos políticos,  protagonizaron un homenaje que se retransmitió en directo por todas las cadenas de TV. Fue una ceremonia que recordaba la que hacen en honor a los soldados caídos en las guerras. La diferencia es que los soldados sirven a su Patria y son homenajeados como héroes cuando fallecen, en cambio  los mayores fallecieron por servir a los Fondos de Inversión y la Patria los  abandonó como despojos.


Homenaje a las víctimas del SARS-CoV-2

La pantomima del Gobierno, la Monarquía, las Instituciones  y sus acólitos, nos dio a entender  que la preocupación por los  ancianos fallecidos, era inversamente proporcional al deseo de proteger sus vidas. 

Era septiembre de 2020 cuando Galicia y La Rioja estudiaban la puesta en marcha de una comisión de investigación sobre las muertes de ancianos en los primeros meses de pandemia ocurridas en las residencias. Finalmente los Juzgados de las comunidades han dado carpetazo a las causas presentadas por las familias dejándolas sumidas en la indignación  y el asombro. Alegan que " los hechos ocurridos no son constitutivos de infracción penal. Es la pandemia que nos acecha, la que hizo enfermar a esas personas, y no la actuación de los directores de las residencias o de los consejeros querellados de las comunidades, en cuanto a la actuación que pudieran haber llevado a cabo desde un punto de vista administrativo y / o gubernativo para intentar su control y minimizar su impacto" 

Los protocolos sanitarios que se aplicaron, además de no ser éticos, tampoco fueron legales, pues les negaron el deber de socorro, delito que está tipificado en el Código Penal  como homicidio imprudente, sin embargo los responsables  que los autorizaron y los firmaron, y los  profesionales "de la salud" que los llevaron a termino, han quedado todos impunes de la masacre de ancianos.  De no haberse redactado ni aplicado estos protocolos, muchos seguirían hoy vivos. Quizá lo que no querían era eso. 

Esta resolución sin resarcimiento alguno  para los familiares, demuestra que la Justicia considera que los viejos son objetos con un valor residual tan pequeño, que no merece la pena compensar  a las familias por la pérdida. 

Los niños y los viejos nunca ha sido  colectivos prioritarios, ni importantes en los conflictos armados y en las guerras, y el SARS-Cov-2 es una guerra, la peor y la más sangrienta de los últimos siglos.

Las Administraciones, el Gobierno y el Poder Judicial pueden mirar para otro lado, pero 30.000 ancianos fallecidos nos miran como sociedad. 

EL GENOCIDIO SIGUE DOS AÑOS DESPUÉS

Tanta tragedia nos cambió la vida a todos los habitantes del planeta. Una huella imborrable ha quedado grabada en nuestras mentes que nunca cicatrizará en nuestros corazones. 

Casi dos años después,  sigue muriendo gente sin que nadie haya usado  proyectiles, metralletas, cócteles molotov, tanques, o fusiles automáticos de precisión. La batalla se libra en nuestras casas, donde miles de ojos cansados frente al televisor miran la cifras de muertos como si vieran caer las bolitas del bombo de la lotería de Navidad. Inmersos en una ceguera voluntaria, hemos perdido  la perspectiva de que detrás de cada muerte  hay personas, familias,  sentimientos y vidas truncadas por una situación  insólita nunca antes conocida. 

Se suceden a diario muertes repentinas e "inexplicables" ganadas en la ruleta rusa de las vacunas. Son muertes por miocarditis, pericarditis, vasculitis, trombos que presentan  un desenlace mortal. Aparecen  desórdenes neurológicos, activación de cánceres que estaban dormidos o  controlados.  Embolias, ictus e infartos son casos frecuentes en personas jóvenes y sin patologías, casi todos vacunados con la pauta completa. 

Los ingresados se agarran  a la vida en los hospitales, aunque saben que ya no no son  tan seguros como antes. Hay familiares que denuncian mala praxis  y la  práctica innecesaria de  intubaciones.  ¿ Porqué se sigue  aplicando esta medida tan invasiva habiendo otras alternativas más acordes con las insuficiencias respiratorias agudas ?  Algunos  pierden  la vida en este procedimiento que consiste en colocar una sonda en la tráquea a través de la boca o de la nariz. En muchos casos, más que ayudarlos a respirar, les  destroza las cuerdas vocales, la tráquea, los pulmones y les ocasiona incluso la muerte. Quizá por esto y otras praxis inadecuadas que no pasan desapercibidas para algunos médicos  vocacionales y responsables, la gente dejó de aplaudirles  hace tiempo. Los pacientes ya no confían en  sicarios a sueldo que han cometido faltas deontológicas y obedecen órdenes inexplicables como no practicar autopsias. ¿ Acaso no interesa saber  la causa real de las muertes.?

IMPERA  EL CONFORMISMO, AUNQUE ALGUNOS EMPIEZAN A DESPERTAR

Veintidós meses no es mucho tiempo para que termine una guerra tan devastadora, pero sí el suficiente para   resignarnos a seguir  perdiendo derechos  fundamentales y libertades que nos costó mucho tiempo conseguir. Hemos sacrificado hasta nuestra propia esencia. Una sensación de deshumanización se respira por todas partes. 

Dos años  semi escondidos  en  las trincheras de nuestra casas pasa factura. Apenas  salimos, salvo para ir a trabajar si la empresa requiere presencia laboral. Caminamos cabizbajos, temerosos de nuevos  asaltos inesperados. Huimos de un  enemigo invisible que puede colarse en nuestra casa y dormir en nuestra cama. La TV no cesa de crearnos un miedo que cala hasta los huesos.

CONOCEMOS EL ARSENAL DE NUESTRO ENEMIGO

Farmacéuticas, fábricas al servicio de guerras biológicas

¿ QUE PASA CON LA ECONOMIA ?

La guerra desmilitarizada del Covid-19 es una  contienda como la de Yemen o Siria. Ambas han originado sufrimientos, catástrofes económicas, y la  devastación de las infraestructuras de ciudades enteras que quedaron reducidas a escombros. A excepción de esto último,  los efectos económicos han sido igualmente devastadores a nivel mundial. España es el país peor parado.  Muchas familias no podrán salir de la pobreza extrema. 

El relato  de la bonanza económica del país que nos vende el Gobierno nadie se lo cree. La pandemia ha dejado un rastro de endeudamiento en las empresas españolas de 60.000 millones de euros a cierre del tercer trimestre 2021, niveles nunca vistos desde 2015. En concreto la deuda de todas las empresas ha aumentado un 6,9% en términos relativos, según publica el Banco de España (BdE) al haber ascendido desde 892.000 millones en Diciembre 2019 a la cifra de  954.000 millones en septiembre de 2021. Toda la deuda acumulada equivale al 81% del Producto Interior Bruto de España en septiembre de 2021, en total nueve puntos más que en diciembre 2019, cuando la ratio se situó en el 72%. 

España a la cola

A pesar de que el IBEX cierra con una subida del 8%, comparado con el resto de bolsas europeas, es la bolsa más rezagada de Europa en 2021.

Para empezar tenemos factores de composición del propio índice por la carencia de empresas de la nueva economía y también por los sectores vinculados al turismo que siguen sin levantar cabeza. España recibió 34 millones de pasajeros extranjeros en 2021,  un 64% menos frente a 2019, según  datos de Turespaña.

El gobierno ha tenido gran parte de responsabilidad en que el IBEX esté en la cola del tren de la economía. El sector eléctrico y sus bandazos y cambios de regulación impulsados por el Gobierno para intentar frenar el exceso en la retribución de las fuentes de energía hidráulica y nuclear han penalizado en  bolsa a las eléctricas, algunas han perdido hasta el 7%.

El conflicto entre Rusia y Ucrania presupone también el aumento de la inflación, cuyo impacto se dejará notar en toda Europa. El FMI y expertos economistas ya han expresado que este conflicto es uno de los principales riesgos económicos de este año. La amenaza de que se dispare el precio del gas que Rusia suministra al centro de Europa, un 35%, alargará la crisis energética que tiene España. Esto hace pensar que ni acabará en este año, ni se moderará como nos aseguraba PINOCHO Sánchez.

Aunque España no se abastece de Rusia, sino de Argelia, supone igualmente una tensión en los mercados financieros y en la economía en general.

Realmente las expectativas de crecimiento de la economía española se han desplomado, entre otras cosas por la presión fiscal a las empresas con la Tasa Google, el impuesto a las bebidas azucaradas, la Tasa Tobin y la fiscalidad verde. Habría que decirle a Pedro Sánchez que diga toda la verdad o de lo contrario que calle para siempre.

LAS GUERRAS DE ESTE SIGLO

En los conflictos bélicos de Siria, Somalia y Gaza no murieron  más de 1000 personas al mes, pero en las nuevas guerras donde no se utilizan misiles, explosivos, ni aviones de combate,  se producen  mortandades  mucho más altas.

El arma del Coronavirus SARS-CoV-2, mató de marzo a noviembre 2020, casi a un millón y medio de personas en todo el mundo, según la web de la OMS. Las cifras registradas después de esta fecha,  fueron en aumento hasta superar los 5,495 millones de fallecidos. Los casos de Covid a fecha de hoy 12 enero 2022 son 310.436.810 de personas en todo el planeta, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins, que monitoriza la situación del coronavirus con los datos generales de todos los países del mundo desde el principio de la pandemia.

Nadie entiende que un virus de tan baja letalidad, en comparación con otras enfermedades como el cáncer, la tuberculosis, o los accidentes de tráfico  haya  dejado a medio un mundo infra debilitado, la economía semi hundida y el empleo, sobre todo el juvenil, esté en sus cifras mas bajas. La precariedad laboral se ha duplicado y alcanza a casi 2 millones de hogares, la cifra mas elevada desde el 2007.

La situación de vulnerabilidad de la pasada crisis 2008, sumada a las dinamicas de la pandemia, configuraron un caldo de cultivo que ha hecho que las condiciones de los españoles cayeran  en picado  abocando a 11 millones de personas a una situación de exclusión social, de las cuales 2,7  millones son jóvenes de entre 16 y 34 años. La digitalización intensiva es otro factor que agrava la exclusión social y la desigualdad. 

Por contra, las Corporaciones y las grandes Multinacionales duplicaron su fortuna  durante la pandemia. Las cuentas de los ricos arrojan  ahora  saldos incuantificables, es un hecho que se repite siempre  en las grandes guerras y en las crisis a lo largo de la historia. 

En la última parte analizaremos quienes han acaparado mas influencia, poder y dinero en la guerra biológica del SARS CoV-2

Nos hemos acostumbrado a una situación que va empeorando a medida que avanza la contienda y nos parece  que está llegando a su fin,  pero no es así. Esta falsa idea nos hace  estar  más relajados y conformes con la situación que vivimos. Primordialmente nos preocupa no poder entrar a un bar, ir al gimnasio,  o no asistir  a  un concierto. Creo que  en general, falta conciencia social de la situación  que estamos  viviendo. Solo estamos al final del principio. 
 
Seguirá la segunda y tercera parte.

Luisa Vicente 



Comentarios